Jujuy y Salta

Jujuy y Salta, desconocidas… pero imprescindibles

Situadas es el noroeste argentino, las provincias de Jujuy y Salta son una de las zonas menos frecuentadas por los visitantes. Los viajeros suelen incluir en su recorrido por el país los imprescindibles (Patagonia, Iguazú y Buenos Aires), pero sea por falta de información o por falta de tiempo,  se tiende a subestimar estas dos provincias.

Ambas se encuentran a los pies de la cordillera de los Andes, lindando con Bolivia al norte y Chile al oeste. El paisaje es sorprendente y variado: cumbres, valles fértiles, cañones y quebradas; salinas y áreas de selva subtropical.

¿Cómo llegar a Jujuy y Salta? Desde Iguazú, coger un avión a Salta. Una vez allí lo más recomendable es alquilar un coche para poder moverte a tu aire.

¿Cuánto tiempo es necesario?. Nosotros estuvimos en las 2 provincias 4 días en total. Esta es nuestra propuesta de cómo repartir los días:

Día 1. Llegamos en avión desde Iguazú a Salta, alquilamos coche en el aeropuerto y conducimos hasta Salvador de Jujuy (1:15 hora aprox). Dormimos en Jujuy.

Día 2. Recorrido por la Quebrada de Humahuaca: Tilcara, Humahuaca, y pueblos del camino. Volvemos a Jujuy a dormir.

Día 3. Purmamarca y Salinas Grandes. Dormimos ya en Salta.

Día 4. Cachi.

Jujuy y Salta

¿Qué actividades hacer en Jujuy y Salta?

– Recorrer la Quebrada de Humahuaca, sus paisajes y pueblos de la zona norte
– Purmamarca y Cerro de los Siete Colores
– Dejarte deslumbrar por el fulgor de las Salinas Grandes
– Admirar la arquitectura colonial de Salta
– Valles Calchaquíes: Cachi

  • Recorrer la Quebrada de Humahuaca, sus paisajes y pueblos de la zona norte

Al norte de Jujuy, la Quebrada de Humahuaca se extiende por alrededor de 170 km hacia Bolivia. Formado por un cañón seco, presenta un impresionante paisaje multicolor, declarado Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad. Los colores del valle varían constantemente, blancos, rojos y azules. Este valle está salpicado por pueblos indígenas con casas de adobe, antiguas iglesias y algunas ruinas de fortalezas.  

Jujuy y SaltaJujuy y Salta

Jujuy y Salta

Jujuy y Salta

Jujuy y SaltaJujuy y Salta

Maimará: pequeña localidad de adobe del valle, situado en el corazón de la Quebrada, a los pies de los cerros multicolores que conforman la Paleta del Pintor. Está situado entre Purmamarca y Tilcara,  y cuenta con un cementerio en la ladera.

Jujuy y Salta

Tilcara. Una de nuestras primeras paradas (además de las obligatorias para hacer fotos por el camino), es el pueblo de Tilcara, que nos encantó por la interesante mezcla de granjeros locales y bohemios que han encontrado en el pueblo con refugio donde pasar una vida más tranquila. La mayoría de las casas se destacan por ser de adobe, amasadas de tierra y paja. Hay un mercadillo con un montón de cosas interesantes a comprar; aquí las telas y mantas eran más baratos que en cualquier otro sitio.

La comida típica de esta zona se llama locro, un guiso con carne de llama, pero a mí no me entusiasmó…

Jujuy y SaltaJujuy y SaltaJujuy y Salta

Uno de los sitios más importantes a visitar en Tilcara es el Pucará, reconstrucción de una fortaleza precolombina, con ruinas que datan de los siglos XI y XV. Hay unas vistas espectaculares del valle desde aquí arriba.

Jujuy y Salta Jujuy y Salta

Humahuaca. A 3.000 metros de altura, Humahuaca es el mayor asentamiento entre Jujuy. Es un pueblo lleno de encanto calles angostas empedradas y casas de adobe, con numerosa población quechua

Jujuy y Salta Jujuy y Salta
Nos habría gustado continuar camino hasta Iruya, pero íbamos muy mal de tiempo.

  • Purmamarca y Cerro de los Siete Colores.

Esta pequeña localidad se asienta bajo el denominado Cerro de los Siete Colores, lo que hace de Purmamarca un pueblo de postal. La peculiar gama de colores del Cerro de los Siete Colores se debe  a millones de años de actividad geológica. El color rosa es causado por la arcilla roja, el barro y la arena y tiene una edad estimada de 3-4 millones de años. El color blanco es la piedra caliza, habiendo sido establecido hace unos 400 millones de años. El marrones y morados son unos 90 millones de años y son ricos en plomo y carbonato de calcio. El amarillo mostaza es la piedra arenisca con una gran cantidad de azufre en la mezcla, se formó hace unos 90 millones de años.
Jujuy y Salta Jujuy y Salta Jujuy y Salta
Jujuy y Salta Jujuy y Salta

  • Dejarte deslumbrar por el blancor de las Salinas Grandes

Imprescindible llevar gafas de sol para poder admirar estas espectaculares salinas, una corteza de sal de 520 km cuadrados de extensión, y hasta 50 cm de grosor; que se crearon en la época del Holoceno, cuando el clima de solvió más frío y seco, y el lago que aquí había se evaporó.

Para llegar a las Salinas Grandes desde Jujuy, hay que coger una carretera que serpentea a gran altura entre montañas, las vistas desde aquí son espectaculares. Al fondo, se empieza a divisar la gran esplanada que son las Salinas, una carretera las cruza de un lado a otro.

Al final de las Salinas hay un pequeño pueblo muy auténtico, Tres Pozos, donde paramos a comer en lo que parece ser el único sitio posible. No hace falta comerse la cabeza con lo que se quiere pedir, aquí no hay carta, plato combinado para todos (rico y barato).

Jujuy y Salta Jujuy y Salta Jujuy y Salta Jujuy y Salta Jujuy y Salta Tres Pozos

  • Admirar la arquitectura colonial de Salta

La ciudad de Salta es una de las paradas obligatorias para los viajeros, y una buena base desde la que explorar los alrededores. Cuando llegamos nos recordó a ciudades andaluzas como Córdoba o Sevilla,  con su arquitectura colonial y su catedral rosada. En el centro hay una plaza muy animada por las noches, con varios cafés y terrazas y gente paseando.

Salta es famosa en todo Argentina por su folclore, y no podéis dejar de visitar las »peñas», bares donde la gente se reúne a comer, beber y escuchar o tocar, muchas veces en sesiones improvisadas. Los hoteles y agencias organizan salidas a estas peñas, pero normalmente te llevan a sitios muy turísticos. Si quieres huir de este tipo de masificación y acudir a una peña mucho más tradicional, os recomendamos ir a »La Casona del Molino», con varias salas espaciosas, cada una con varios artistasSalta

  • Valles Calchaquíes: Cachi 

Los valles calchaquíes son una de las zonas menos visitadas y más bonitas del país, con preciosos paisajes y pueblos tradicionales con auténticos artesanos a los que se puede visitar en sus talleres. Desde Salta, nos plantemos ir a Cafayate o a Cachi; tras preguntar a varias personas decidimos ir a Cachi. Es un pueblo con mucho encanto, pero lo realmente increíble es la ruta hasta llegar allí. No os dejéis engañar por los km entre Salta y Cachi (apenas con 150 km), la mayor parte del viajes es por una cornisa a gran altura sin asfaltar, por la que hay que conducir a 40 km por hora. Tardamos una 4 horas en ir.

Desde Salta, hay que tomar la ruta 68 hacia el sur de la provincia, hasta llegar aproximadamente a la localidad de El Carril. A escasos metros de allí, aparece la ruta provincial 33, que nos conduce hasta la quebrada de Escoipe, un lugar realmente maravilloso desde donde comienza a recorrerse uno de los rincones más pintorescos del norte argentino. Aquí, el camino transita entre una vegetación casi selvática. Una vez recorridos 50 km aproximadamente, el camino empieza a cambiar, a aridez le va ganando metros a la selva y lentamente comenzamos a ganar altura, hasta llegar casi a los 2000 metros sobre el nivel del mar. Estamos en la Cuesta del Obispo, un camino de montaña, parte sin asfaltar, con muchas curvas y unas vistas espectaculares. Se puede apreciar una increíble vista panorámica desde la denominada Piedra del Molino, un sitio ubicado a 3620 metros sobre el nivel del mar. A unos pocos km comienza el paisaje de la puna, empiezan a aparecer los cactus o cardones. Llegamos a la famosa recta del Tin Tin, una recta perfecta que atraviesa el Parque Nacional Los Cardones, símbolos típicos del noroeste argentino. Al cabo de varios km finalmente llegamos a Cachi, un pequeño pueblo donde parece el tiempo se ha detenido. Comemos en un restaurante que hay al principio del pueblo, no lo recomendamos, la cuenta final se subió exageradamente y la comida no estaba muy buena.

CachiCachiCachiCachiCachi

Si llegáis hasta Cachi, no podéis dejar de visitar la Ruta de los Artesanos, un tramo de carretera sin asfaltar que llega hasta la localidad de El Colte. Eran las 15h de la tarde cuando dejamos Cachi para ir hacia esta carretera, nos habían advertido que normalmente por las tardes baja la niebla por la Cuesta del Obispo, por lo que no era muy recomendable volver muy tarde. Se nos hizo eterno el camino entre Cachi y el momento en que encontramos la primera casa de artesanos donde poder entrar y admirar su trabajo. La carretera está sin pavimentar, no nos cruzamos con nadie en todo el camino, y nuestro coche no era precisamente un 4×4, así que he de reconocer que estaba un tanto intranquila. Finalmente entramos en 2 casas de artesanos; la primera pareja fue especialmente amable, nos enseñaron cómo funciona el telar en el que el hombre trabaja más de 10 horas diarias, y cómo la mujer de la lana de las ovejas saca el hilo que utilizarán para fabricar ponchos.

Tanto a ellos como a la siguiente familia que visitamos, les dimos una propina por las explicaciones; desde luego, tras ver de primera mano el trabajo que lleva cada una de las prendas que luego venden en los mercados, te hace ser mucho más consciente de que el precio que pagas por ello es de risa (con lo que me gusta regatear!)

Ruta de los artesanos Ruta de los artesanos  Cachi  Cachi CachiEl camino de vuelta a Salta lo hicimos mal, muy mal. Desde la Ruta de los Artesanos teníamos dos opciones: volver a Cachi y hacer el mismo camino de vualta que a la ida; o tirar por una carretera sin asfaltar que vimos que ponía »hacia Salta». Hicimos esto último pensando que atajaríamos, craso error. Durante hora y media aproximadamente, recorrimos un paraje inhóspito, sin cruzarnos con nadie, bastante agobiados por la idea de pinchar una rueda. Eso sí, el paisaje era espectacular. Por fín llegamos a la recta del Tin Tin y volvimos a Salta. Os dejo fotos de la vuelta, precioso.

Ruta de los artesanos Cachi Cachi Cachi Cachi

Alojamiento en Jujuy y Salta. 

  • En Jujuy nos hospedamos en »Hostería Pascana», a la afueras (imprescindible tener coche). Es una sitio súper recomendable, muy familiar y tranquilo; con un jardín y una pequeña piscina. Te hacen sentir como en casa, y por la mañana, preparan un delicioso desayuno.
  • En Salta nos alojamos en »La Posada del Parque». Correcto, pero sin encanto.

—-> Haz click para ir a la siguiente parada: Perito Moreno

2 pensamientos sobre “Jujuy y Salta, desconocidas… pero imprescindibles”

Deja un comentario

Blog para los amantes de viajar por libre y conocer las últimas tendencias de Madrid

A %d blogueros les gusta esto: