Archivo de la etiqueta: Cómo moverse en budapest

Día 4-Barrio judío y mercado central

  • Día 4- Recorrido por el barrio judío y el mercado central

Nuestro último día antes de regresar de esta escapada fue por el barrio judío y el mercado central de Budapest. Para coger fuerzas desayunamos en Chez Dodo, un pequeño café con deliciosos macarrons y croissants.

Chez Dodo

Luego paseamos por el barrio judío y descubrimos el muro del guetto reconstruido en 2010 (que se encuentra en Kinaly Utca 15, detrás de una puerta  de madera).

Todo este barrio está repleto de locales judíos y es donde se encuentra la Gran Sinagoga.

Sinagoga Budapest

Esta sinagoga es la segunda más grande del mundo, tras la de Nueva York. La entrada es 3700 HUF/persona.

Otro de los encantos del barrio son los grafitis y murales gigantes que hay en sus paredes, no te pierdas el mural 3D del cubo de rubik  o el monumento a Carl Lutz (quien facilitó documentación falsa a judíos durante la represión).

barrio judio Budapest

Y como cierre del viaje nos fuimos a visitar el mercado central, muy próximo al puente de la Libertad. Lugar perfecto para comprar algún souvernir y comer platos húngaros. Se encuentra en la calle Vamhaz Korut 1-3 y es un edificio enorme de dos plantas. Abajo es un mercado de productos de alimentación y arriba están los souvenirs + puestecillos de comida.

mercado central budapest

Volver al inicio.

¿Qué ver y hacer en Budapest?

Destino perfecto para una escapada de 3 o 4 días.  Una combinación perfecta entre una ciudad impresionante de día y un ambiente nocturno que te sorprenderá. Budapest es la unión de dos ciudades separadas históricamente, enlazadas a través del puente de las cadenas.

Una ciudad majestuosa, llena de luces que la iluminan al caer la tarde, con rincones de ensueño y una vida nocturna que no podrías ni imaginar. Los ruin pubs se han puesto de moda junto con las termas de hace cientos de años; en esta ciudad convive lo nuevo con lo antiguo en una ecuación perfecta.

En este post te contamos las diferentes zonas que no te puedes perder, cómo moverte por la ciudad, algunos de sus platos más típicos,… ¿Te animas?

Si te sobra tiempo aquí tienes alguna otra sugerencia.

Todo esto y  más, espero que disfrutes de la ciudad tanto como nosotros.  ENJOY! 🙂

Recorrido de 3 o 4 días por Budapest

  • Día 1- Recorrido por el distrito del Castillo y colina de Gellert

Antes de niciar el recorrido de 4 días por Budapest… ¿Sabes de dónde viene el nombre de Budapest  De la unión de dos zonas separadas por el Danubio, la zona de Buda enfrentada con la de Pest. A lo largo de la historia tanto Buda como Pest han ido transformándose sin unir sus vidas hasta que apareciese el puente de las cadenas en 1849. Una ciudad majestuosa, llena de luces que la iluminan al atardecer, con rincones de ensueño y una vida nocturna que no podríais ni imaginar. Los ruin bars se han puesto de moda junto con las terracitas de los green garden bars, son perfectos para tomarse una cerveza, escuchar música en directo y disfrutar un poco más  de la vida de esta ciudad.  Aquí va un recorrido por las zonas que no te puedes perder, cómo moverte y algunos de los platos típicos que tienes que probar. No te lo pierdas!!

Comenzamos el recorrido con un Free Tour a las 10:30 en la plaza de Vorosmarty (enfrente de los leones). Un recorrido de 2 horas para conseguir una perspectiva de la ciudad, perfecto para situarte. Panorámica desde Belgrad rkp donde está la estatua de “little princess”,  justo al lado de las vías del tren. Desde ahí puedes contemplar de un sólo vistazo el Danubio, la colina de Buda o el bastión de pescadores.

En el recorrido pasamos por Vaci Ukta (calle repleta de tiendas y souvenirs), atravesamos el parque de Sisí,  la basílica de San Esteban, la academia de las ciencias y nos dirigimos hacia el puente de las cadenas.

¿Sabes cuál es el único fallo del puente de las cadenas? (Pista: mira de cerca los leones) La leyenda cuenta que cuando el arquitecto (tan orgulloso de su puente perfecto), se dio cuenta del fallo, se tiró por el puente y se suicidó. Y el problema es, los leones no tienen lengua!! Aunque existen otros puentes que cruzan Budapest, este es el más emblemático de la ciudad …ya que fue el que unió ambas partes (tuvo que ser reconstruido tras las II Guerra Mundial).

Una vez cruzamos el puente, empieza la subida a la colina del Castillo de Buda. Hay 2 opciones: el funicular (1000HUF o 1700 i/v)o subir 10 min por las escaleras e ir contemplando los miradores.

Observamos el complejo del castillo de Buda y por último, el tour nos deja en la zona del bastión de pescadores (fortaleza defensiva del barrio de pescadores) y la iglesia de Matías (preciosa por su tejado multicolor). Ya tuvimos tiempo para pasear tranquilamente, contemplar las vistas desde allí y seguir visitando la ciudad (Nota: no hace falta que pagues la entrada, las vistas las tienes igual desde las zonas de libre paso).

Bastión de pescadores
Bastión de pescadores

Picamos unas slides de pizza y unos struddles salados&dulces en un sitio que estaba allí cerca (Budavari Rétesvar), el resto de opciones de la zona son tipo buffet y muy orientadas al turismo.

Después de descansar, bajamos por Fortuna Ukta para ver las casas de colores que te llevan hasta la puerta de Viena, paseamos por el nº9 de Táncsics Mihály utca  donde se encuentra la antigua prisión y un poco más adelante el hotel Hilton (una peculiar construcción  unida a una iglesia dominica y una universidad jesuita barroca).

Antes de bajar, fuimos al museo “Hospital in the rocks” . Una red de cuevas subterráneas formadas por las aguas terminales que ha tenido diferentes propósitos a lo largo de la historia. En plena II guerra mundial sirvió como hospital y bunker ante ataques químicos más tarde. Precio: 4000 HUF (Mirad los horarios porque los tours son cada hora). Resulta un museo muy curioso, ambientado como en las salas del antiguo hospital.

Hay algunas otras cuevas subterráneas como el laberinto del castillo de Buda (2000 HUF).

Luego recorrimos el castillo de Buda y bajamos las escalinatas hacia la colinas de Gellert. El castillo es impresionante, no tanto por su exquisitez sino por sus enormes dimensiones. Originalmente este edificio estaba adornado con  millones de florituras; pero en la reconstrucción que sufrió tras la II guerra mundial, los soviéticos quisieron hacerlo de la forma más sobria (más acorde con los valores comunistas).

Rematar el día con unos baños en las termas calientes de la galería Gellert es una gozada.  Cuenta con 2 piscinas al aire libre (una de olas y otra caliente con chorros) y otras 6 interiores más pequeñas; mi opinión es que son los más originales, es como bañarte en un palacete. (5100HUF- Viernes. Hay varias opciones, en función el día y si quieres algún masaje).

Hacia la colina de Gellert…

Con las piernas descansadas y la barrita de energías al mínimo, subimos la colina de Gellert.  Nada más empezar a subir encontrarás una pequeña iglesia esculpida en la roca; y ya en la cima el monumento a la independencia.  Y por última, coronando la cima encontrarás la Ciudadella (que nunca libró batalla alguna).

El monumento a la independencia es uno de los pocos restos comunistas que encontrarás en medio de la ciudad (el resto han sido trasladadas a Memento Park). Este monumento rinde homenaje a los soldados soviéticos que cayeron liberando la ciudad en 1945.

Subir hasta aquí arriba merece la pena por las vistas de la ciudad, nosotros llegamos ya de noche y vimos todo Budapest iluminado.

Para terminar este primer día intenso nos fuimos al barrio judío para cenar y ver el ambiente nocturno.  Uno de los “must” es pasear por Gozsdu udvar. Calle repleta de restaurantes, música, karaokes y buen ambiente. Nosotros cenamos en “Spiler”, unas cervezas húngaras acompañadas de una comida no muy reseñable. Y unos bailes para terminar la noche… ¿Crees que se podría exprimir más el día?

 Sigue leyendo, Día 2-Plaza de los Héroes, parque de la ciudad y Vaci Utca

 

 

 

 

 

 

Día 3-Basílica San Esteban, Parlamento y paseo por el Danubio

  • Día 3- Basílica San Esteban, recorrido por las orillas del Danubio, visita el parlamento y paseo en barco por el Danubio

A primera hora fuimos a la basílica de San Esteban, subimos a la cúpula para contemplar las vistas de la ciudad (Precio 500 HUF / entrada).

Para ver el interior de la basílica y contemplar la mano embalsamada de San Esteban se recomienda dar 200 HUF de donativo, aunque no es obligatorio.

basílica San Esteban

Panorámica basílica San Esteban

Una vez que tenemos la panorámica nos damos un paseo a la orilla del Danubio. Allí se encuentra el homenaje a los judíos húngaros fusilados o arrojados al río por las tropas fascistas. La obra se llama “Zapatos en el Danubio“, en Antall Jozsef Rakpart.

Zapatos del Danubio

En la plaza del Parlamento coincidimos con el cambio de guardia que se produce cada hora.  Para recorrer el interior del Parlamento es necesario coger un tour guiado, bastante recomendable (2200HUF/persona).

Parlamento Budapest

En el circuito te muestran la sala de la cúpula donde está la corona de San Esteban, los salones abovedados y la sala del congresos. Un edificio espectacular, de aspecto muy similar al de Londres. Fue terminado en 1902 y se aprecian detalles de diferentes estilos arquitectónicos, toda una obra de arte!

Sala de congresos Budapest

Tras la visita tocaba coger fuerzas y comer en una tasca húngara. El lugar se llama Kisharang y está en Oktober 6 utca nº17. Es un lugar perfecto para degustar una deliciosa sopa goulash y una carne guisada con ghoccis.

Kisharang Restaurant

Kisharang Restaurant

Después de la contundente comida no nos quedó más remedio que descansar un rato y prepararnos para el paseo en barco por el Danubio.

A lo largo del muelle (Jane Haining rakpart) verás diferentes opciones y agencias que te abordarán con sus ofertas. Ya sea paseo diurno, nocturno, o música en directo y cena romántica. Nosotros fuimos con Legenda en la salida de las 18:30. La hora resultó perfecta porque nos dio tiempo a ver el atardecer y contemplar la ciudad iluminada. El circuito dura 1h y 30 min. Mi consejo es preguntar a qué hora atardece y en función de eso elije un horario u otro, merece más la pena ir por la noche que por el día desde mi punto de vista.

Precios:

  • 3900 HUF/persona (18:30). Si pillas parte del atardecer no lo dudes.
  • 5500 HUFF/persona (noche)

Lo cierto es que las vistas desde el agua confirman una vez más la magia de esta ciudad, precioso!

Paseo por el Danubio

Para cenar, aprovechamos el festival de comida que había por la calle Andrássy …que estaba llena de foodtrucks y bancos para comer. Probamos una carne a la lumbre y kobe sausage. Muy divertido!

Después de cenar fuimos a tomarnos algo a otro ruin pub que nos habían recomendado,”Instant“. Al ser domingo el local estaba poco ambientado pero es otro de los sitios de moda de la ciudad.

¿Quieres ver el recorrido el Día 4- por el barrio judío y el mercado central?

 

Día 2-Plaza de los héroes, parque de la ciudad y Vaci Utca

  • Día 2- Plaza de los héroes, parque de la ciudad y  recorrido por Vaci Utca

Nuestros apartamentos estaban justo al lado de la Ópera, por lo que aprovechamos a verla nada más salir de casa.

Desayuno en Alexandra (Andrassy 39), una cafetería muy curiosa que se encuentra en la segunda planta de una librería, con un impresionante salón de estilo renacentista y lámparas de araña.

Bajamos por Andrássy, avenida flanqueada por edificios burgueses impresionantes, y nos paramos a la altura del Museo del terror (Budapest, Andrássy út 60, 1062 Hungría).

El museo se encuentra en las dependencias de la policía AVH, donde interrogaban y torturaban a todos los “enemigos”. Las salas muestran las atrocidades hechas por ambos bandos, los fascistas de la “cruz de flecha negra” y los comunistas de “la estrella roja”. Durante el recorrido ves celdas reconstruidas e impactantes fotografías que te ponen los pelos de punta.

El museo del terror fue creado para recordar a  todas las víctimas de  tortura y asesinato durante los periodos totalitarios  del siglo XX que tuvo que sufrir  Hungría.

https://www.101viajes.com/budapest/museo-terror-budapest

Salimos y nos encontramos con un festival de comida, la calle Andrassy estaba cortada e inundada de puestos de comida callejera. Nos vimos tentados y nos quedamos aquí a comer.

Al final del paseo llegamos a la plaza de los Héroes, donde se encuentra el monumento al Milenario (en honor a la conquista de la cuenca de los Cárpatos).

Plaza de los héroes
Plaza de los héroes

Bordeamos la plaza y nos adentramos en los inmensos jardines del “parque de la ciudad“.

Su principal encanto es pasear, ir a los baños Széchenyi y contemplar el castillo de Vajdahunyad (que imita a una fortaleza transilvana).

Castillo de Vajdahunyad

Los baños Széchenyi son muy populares en Budapest, cuentan con piscinas de aguas calientes y gente local jugando ajedrez. Desde mi punto de vista tienen menos encanto que los baños Gellert, son como unas “piscinas públicas calientes” en medio de la ciudad. Las aguas son buenas para la circulación de la sangre, artritis y otros trastornos nerviosos.

Y para tomar algo en el parque… está Kemper, muy agradable.

Para volver al barrio de Vaci Utca cogimos la línea M1  de metro. Esta línea resulta curiosa porque es la línea más antigua de Europa Continental y que aún conserva sus vagones.

Hicimos un recorrido por el barrio de “Bálvaros“, descansamos un rato y nos fuimos a cenar al barrio judío. Probamos el restaurante Mazel Tov (calle Akácfa), un restaurante inspirado en la cocina de Jerusalén.  Tienen un hummus y unas carnes especiadas de escándalo. Precio: 1600/1900 HUF.

Mazel Tov restaurant

Después de cenar fuimos al famoso ruin bar “Szimpla kert“. Un local lleno de grafitis, cachivaches y todo tipo de objetos que podrías encontrar por la calle. Una parada obligatoria para aquellos que quieren probar una cerveza en uno de los lugares más peculiares que hayas visto. Puedes picar algo o simplemente darte una vuelta al son de la música del DJ que pincha.

szimpla kert

Szimpla Kert ruin pub

Más tarde estuvimos en “Fogas Haz“, este otro local tiene 2 zonas separadas. Suele tener música en directo y conciertos en la segunda planta del local, otro ruin bar de lo más recomendable.

Después de unas cervecitas y algún que otro baile, nos retiramos hasta el día siguiente.

Continua el recorrido del Día 3 por la basílica de San Esteban, parlamento y paseo por el Danubio.