Opera de Sidney

Sidney

No hace falta pasar más de media hora aquí para intuir que Sidney es una ciudad donde te gustaría vivir. Tranquila pero cosmopolita, con un skyline envidiable, buen ambiente, música, bares y restaurantes por todas partes.

Dicen los australianos que la calidad de una ciudad se mide por el número de veces que suena un claxon al día y lo cierto es que aquí; ya sea por paciencia, cortesía o buen rollo  pero no hemos oído ni uno. ¿Será la ciudad perfecta para vivir?

La foto que le viene a la mente a todo el mundo de Sidney es su famosa Ópera. Edificio espectacular que corona el puerto de Sidney. Aunque lo cierto es que esta ciudad tiene mucho más, te mostramos el recorrido que hicimos nosotros descubriéndola.

Sidney Harbour

Sídney es una ciudad cara: la comida, el alojamiento y cualquier capricho. Pero como reconocen algunas personas con las que nos encontramos allí, “Es una ciudad que engancha, perfecta para quedarte“. Tiene un poco de todo: playas, puertos, vida nocturna, afterwork, jardines y grandes avenidas para pasear. ¿Qué más se puede pedir?

Sencillamente el encanto de esta ciudad reside en recorrerla, mezclarse con la gente y disfrutarla. No es de una belleza que quita el hablar pero tiene un cierto encanto que te atrapa.

Todo lo que podrás encontrar en este post de Sidney:

  • Cómo llegar hasta Sidney y moverte por la ciudad
  • Nuestro recorrido por al ciudad (3 días)

Espero que disfrutes de esta ciudad tanto como lo hicimos nosotros.

¿Cómo llegar y moverte en Sidney?

Salimos el 20 de Septiembre de Madrid a las 22:10, y después de una escala en Dubai llegamos a las 05:10 de la mañana del 22 de Septiembre al aeropuerto de Sidney.

  • Madrid- Dubai (22:10-07:10)
  • Dubai- Sidney (09:15-05:10)

Para llegar al hotel fuimos en tren (17$/persona desde el aeropuerto hasta la estación de Wynyard, que estaba justo enfrente el hotel donde nos alojábamos).

Os dejo en mapa del tren de esta ciudad (network-map). Cualquier duda consultar esta página.

Qué ver y hacer en Sidney (3 días)

Día 1. Recorrido por el distrito central + China Town + Darling harbour + Circular Quay + panorámica de la Ópera (22/09)
  • Salimos del hotel  y bajamos Macquarie
  • Biblioteca. Library New South West
  • Parlamento
  • Saint Mary’s Cathedral
  • Hyde Park. Paseamos entre sus fuentes y llegamos hasta el monumento “Anzac memorial“, homenaje a los soldados que han luchado en las distintas guerras.
  • Bajamos “Market Street” y vamos a ver el edificio más alto de esta ciudad, “Sidney Tower Eye“. Para subir a lo alto  y contemplar unas vistas espectaculares de la ciudad hay un ticket 30$. Otra opción es salir a una plataforma por 90 $, pero yo creo que no merece la pena… no vas a ver mucho más.

  • Seguimos nuestra caminata por George Street donde está Queens Victoria Building (centro comercial que se esconde bajo un precioso edificio) y el townhall.
  • Continuamos hasta “China Town“. Enseguida te das cuenta que has llegado porque empiezas a ver carteles y restaurantes en chino. Entramos en “Chinese garden of friendship“, un rinconcito escondido en medio de la ciudad de paz y tranquilidad que no te esperas. Entrada: 6$/persona.
  • Visitamos Paddy’s Market (OJO! Cierra los lunes y martes)
  • Continuamos el recorrido hacia “Darling Harbour” (el otro puerto importante de Sidney). Esta zona está llena de restaurantes, es perfecta para parar a comer y descansar un rato. Tomamos algo en un restaurante llamado “Olivo”, sitio agradable pero sin mucho que reseñar.

Sidney Harbour

  • Después de comer pasamos por el hotel a descansar, la paliza del viaje nos había dejado muertos. Nos tumbamos un rato y nos ponemos en marcha hacia “Circular Quay“, a ver la ansiada y famosa Ópera.
  • Ya había anochecido cuando llegamos, vimos el puente y la ópera iluminados, una vista increíble de la ciudad.

Para cenar y disfrutar de una velada romántica lo mejor es cenar en la orilla del Oceáno Pacífico con la estampa de la ópera de fondo. Estuvimos viendo “Ópera Bar Café” porque tenía música en directo pero cuando llegamos no les quedaban casi nada de la carta y acabamos en otro un poco más alejado, el restaurante “Buckley’s“.

Día 2.Recorrido por los barrios del este (King Cross) + Bondi beach + Paddy’s market (23/09)
  • El segundo día fuimos en una excursión a ver los barrios del este de la ciudad. Toda la zona de King Cross y los barrios de alrededor está repleta de casas de lujo con precios desorbitados (ni el apartamentos más pequeño baja del millón de dólares $$$!), una auténtica locura.
  • Visitamos el Royal Botanic Garden (desde donde se aprecia la vista de la ciudad desde la otra orilla).

  • Y durante el recorrido pasamos por Paddington, donde vimos el estadio de criquet, de rugby y el centennial park.
  • Por último, acabamos la excursión en Bondi Beach (una de las playas más míticas) y otras playas cercanas. Como podéis ver, el día no estaba para muchos baños.
  • La excursión nos dejó a las 12:00 en Darling Harbour.
  • Allí  nos subimos en un crucero con la compañía Magistic para tener la panorámica de la ciudad desde el agua.  Lo cierto es que no disfrutamos  mucho del paseo porque hacía un viento y un frio tremendo que apenas te dejaba salir a la cubierta del barco. Aquí nos dieron de comer, aunque ya te puedes imaginar… la comida de estos sitios no es muy boyante.

Cuando nos dejó el crucero, aprovechamos para hacer unas compras en el Paddy’s market y empezar a cargar con todo tipo de souvenirs.

Dejamos los regalos en el hotel, descansamos un rato y salimos a cenar a un tailandés “Home Thai restaurant“. Una cena muy rica, un local con buen rollito y bien de precio. Recomendable si os gusta este tipo de comida, ¡no olvides pedir pad thai! Y con esto cerramos otro día intenso.

Día 3. Recorrido por Fish Market + The Rocks + Opera (24/09)
  • Iniciamos el día con un buen madrugón para ir al Fish Market.  Aún así, no llegamos a las 05:00 de la mañana, que es cuando más movimiento hay y se subasta el pescado que llega al mercado.

Cuando lo localizamos no había tanto ajetreo pero nos pudimos hacer una idea de lo grande que es el puerto y la cantidad de lonjas que tiene. Salmón y atún más fresco que allí debe ser complicado de encontrar, de hecho había muchísimos orientales comprando pescado para sus restaurantes.

Así que si vas con hambre, lo mejor es pasarte por el mercado que hay al lado con un montón de puestos de comida para preparártelo al instante.

  • Y continuamos la visita hacia el mítico barrio de “The Rocks“, el vecindario más antiguo de Sidney. Esa zona está llena de casas y apartamentos de poca altura junto con rincones y cafeterías que te transportan a los años 70.

En una época el gobierno quiso  derribar todos estos edificios pero la gente de Sidney se movilizó y consiguió pararlo. Los altercados se conoce como “Battle for the rocks“. Esta zona es para pasear y pasear, terminamos comiendo unas pizzas muy bienas en “Australian hotel”.

 Uno de los barrios con más encanto de la ciudad, choca con el resto de rascacielos que le rodean.

  • Por último, no nos podíamos ir de Sidney sin una visita guiada por la Ópera. El guía te enseña curiosidades, las salas y consigues tener una mejor idea de la importancia de este edificio (Entrada: 33$/online).

Considerado patrimonio de la humanidad por la Unesco, es uno de los edificios más jóvenes en pertenecer a este listado. No tiene ni 50 años.

Es una obra maestra, un desafío a la ingeniería que terminó con un resultado elegante,  único e inigualable.

Una construcción de 14 años (en lugar de los 3 iniciales) y costó 100 millones de $ (bastante más de lo presupuestado). Nos deleitamos fotografías 🙂

  • Después cruzamos el puente de la bahía de la ópera (Sidney Harbour bridge). Existe la posibilidad de hacer puenting desde lo alto, pero eso se lo dejamos para los valientes.

  • Cenar. Para cerrar el día, fuimos a cenar a un griego llamado “Medusa” en la calle York St y tomar unas cervezas a un pub con rollito indie “Palmer & Co
  • Os dejo otros locales que nos quedamos con ganas de probar y que tenían música en directo:

En Sidney te podrías perder durante mucho más días … aunque creo que nosotros disfrutamos de la ciudad!

Volver al inicio o sigue leyendo the Outback australiano.

 

Deja un comentario