Finisterre y O Grove

Finisterre y O Grove, son dos zonas que combinamos nosotros con las Rías Altas y no queríamos dejar de contaros. Estamos preparando otro post sobre las Rías Baixas, donde podréis conocer más zonas de Galicia, pero mientras tanto aquí os dejamos un par de pinceladas más sobre Galicia.

¿Qué ver en Finisterre y alrededores?

Finisterre pertenece a la Costa da Morte.

Desgraciadamente no podemos hablaros sobre gran cantidad de puntos interesantes en esta zona porque nos hizo muy mal tiempo pero no podéis perderos:

  • El faro de Finisterre
  • La desembocadura del río Ézaro
  • La playa Boca de Río, en Carnota

El atractivo del faro de Finisterre principalmente son sus vistas. Podéis contemplar desde varias partes la inmensidad del mar. Para mi lo ideal es acudir a ver el atardecer. Nosotros no pudimos ver ponerse el sol por las nubes que había ese día, pero los colores del cielo que nos dejó el atardecer, no tienen nada de desperdicio.

Justo este día me cogió un catarrazo y no pude disfrutar mucho de la zona, pero me cuentan que no podéis dejar de comer o cenar en Tira do Cordel y pediros una rica Lubina a la brasa. El faro, debe ser un sitio bonito para quedarse a hacer noche.

Como sabréis, aquí termina una extensión del camino de Santiago, por lo que es complicado no cruzarse con cantidad de peregrinos por el camino. Podéis ver más detalles, en el post sobre el Camino de Santiago.

La desembocadura del río Ézaro, tiene la particularidad de que termina en cascada. No se tarda nada en visitar esta pequeña maravilla y está muy cerquita de Fisterra.

Encontraréis unas pequeñas plataformas para poder ver más de cerca estas aguas, pero cuidado porque está prohibido el baño.

Y por último la playa de Boca de Río en Carnota, también merece la pena. Está un poco más al sur de Ézaro y es inmensa. Nosotros no pudimos disfrutarla demasiado porque nos hizo un día de perros, muy nublado y lloviendo la gran parte del tiempo.

Pero si el tiempo nos hubiera acompañado, nos hubiera encantado extender la toalla y pasar allí un buen rato. Es una playa muy virgen, a pesar de contar con tablas de madera para acercarse a la orilla y una alta silla para socorrista. No encontramos sin embargo absolutamente a nadie el día que estuvimos nosotros.

¿Qué ver en la península de O Grove?

En O Grove estuvimos solo un día, pero bien merece una semana de vacaciones y relax.

Tiene varias rutas para hacer senderismo y preciosas playas para descansar. Desde luego un lugar precioso para pegarse unas buenas vacaciones. Os dejo la web de turismo de O Grove para que podáis investigar más.

El pueblo de O Grove, no tiene mucho, aunque seguro que muchos restaurantes donde comer bien.

Sí que me gustaría recomendaros una tienda donde comprar productos gallegos. Se llama O Loureiro y nunca nos habían atendido igual. Da gusto escuchar a su dueño contar cómo seleccionan los productos que allí venden y no te llevas nada sin probarlo antes. Nos llevamos unas navajas, berberechos y zamburiñas en conserva que al principio no nos atrevíamos a comprar, pero tras probarlas con un buen Albariño, no pudimos resistirnos. También nos llevamos buen vino y crema de orujo que nos encanta.

Otra visita que podéis hacer por la zona es la Isla de la Toja, aunque sinceramente nos decepcionó. Básicamente dimos una vuelta en coche y vimos muchísimas casas de lujo, el campo de golf y el Balneario. Quizá el único rinconcito que merezca la pena sea la Capela de San Caralampio, repleta de conchas.

Y he dejado lo mejor para el final. No podéis perderos por supuesto la playa de la Lanzada larguísima y con el agua transparente y el paseo desde el Puerto deportivo de Pedras Negras hasta la Batería militar.

Este paseo se encuentra en el sur oeste de la península, pertenece a San Vicente. San Vicente do Mar es un pequeñito pueblo que se compone de muy poquitos edificios, una pequeña iglesia y algunos hoteles.

Este paseo nos enamoró. Al principio podéis caminar sobre una plataforma de madera y luego el camino pasa a ser de tierra. A lo largo de todo el paseo encontraréis formas rocosas y pequeñas playas. Nosotros lo hicimos una tarde fresquita y lo disfrutamos mucho, pero hacerlo por la mañana e ir dándoos baños en las distintas paradas también me parece un gran plan.

Y esto es todo lo que os puedo contar de esta preciosa península por el momento, pero os animo a que la descubráis vosotros mismos porque está rodeada de playas y seguro que ninguna fea. Además si encontráis un tiempo fresquito no os quedáis sin nada que hacer porque por supuesto es una zona verde rodeada de naturaleza y hay caminos suficientes como para tirarse días andando.

Esto es todo por ahora, espero que lo hayáis disfrutado.

Nos vemos pronto en nuestro camino por las Rías Baixas!

2 pensamientos sobre “Finisterre y O Grove”

Deja un comentario