Costa Brava: 5 días entre aguas cristalinas y blancos pueblecitos

Las playas de la Costa Brava son un destino que puede llevar desde unos días, hasta semanas. Hay multitud de cosas que hacer. Desde ir a la playa, visitar preciosos pueblecitos, diversos deportes en el agua o trekking al borde del mar.

Me ha gustado este anuncio de cerveza de allí, que la verdad que no vi durante mi estancia. Resume bastante bien lo que podréis encontrar.

¿Cómo llegar a la Costa Brava?

Las playas de la Costa Brava pillan quizá algo retiradas en general, casi desde cualquier provincia española.

Nosotros aprovechamos que íbamos a un concierto en Barcelona y decidimos organizar nuestras vacaciones en esta bonita costa.

Es importante tener en cuenta que la gracia es recorrerla de arriba a abajo, por lo que es necesario tener un coche. Si os pilla demasiado retirado como para ir en coche, podéis hacerlo en AVE, ya que al aeropuerto de Girona, únicamente llegan vuelos internacionales. Nos sorprendió la cantidad de extranjeros que encontramos, principalmente franceses, ya que está al lado y para ellos es mucho más barato.

Otra opción como hicimos nosotros, es llegar hasta Barcelona, hacer una parada, y desde allí tenéis unas dos horas y media, dependiendo de si vais más al norte o al sur.

El AVE lo podéis coger hasta Girona o Figueres, según lo que os pille mejor de vuestro alojamiento. Desde Madrid hay trenes que tardan entre 3 horas y media y 5 y media. Algunas de las paradas en el camino, desde las que por tanto, también podréis coger el tren son Zaragoza, Tarragona o Barcelona. O enganchar en Madrid, con los AVE que vienen del sur.

¿Cuánto tiempo dedicar a la Costa Brava?

Nosotros estuvimos 5 días recorriendo las playas de la Costa Brava y nos lo tomamos con muuuucha calma. Eran unas vacaciones para descansar, por lo que tuvimos días de relax y simplemente estar en la playa vuelta y vuelta, y otros días de algo más de turismo.

Pero como os comentaba al principio, os da para semanas si queréis conocerlo a fondo.

A continuación os detallamos el itinerario que seguimos en nuestros 5 días. Pinchando en cada uno de ellos, encontrarés el detalle. Además os cuento otras posibilidades que tenéis si decidís ampliar vuestra estancia.

¿Qué hacer en la Costa Brava?

Nuestra experiencia

Nosotros nos decidimos por las playas de la Costa Brava de la zona norte, ya que al sur de Palafrugell, son pueblos de un tipo de turismo que no era el que pretendíamos: localidades más masificadas, rascacielos, fiesta, etc.

Ruta Costa Brava

  • Día 2. Playas de Palafrugell: Tamariu, Llafranc y Calella. Mi zona favorita debido a que pasé muchos veranos de mi infancia aquí. Son 3 pueblecitos muy cercanos unos de otros, conectados por caminos de ronda y con pequeñas playas en las que descansar.
  • Día 4: Girona y Cadaqués. Preciosa ciudad ahora más conocida por albergar varios capítulos de Juego de Tronos y bonito pueblo que fue la casa de Salvador Dalí.
  • Día 5: relax en Roses: perfecta sede de operaciones para pasar unas buenas vacaciones. Amplia playa y paseo kilométrico para escoger un restaurante cada día.

Más opciones

Si queréis alargar vuestro viaje por las playas de la Costa Brava, aquí os dejo más ideas que podéis hacer por la zona, pero que nosotros no tuvimos tiempo de ver:

  • Sant Pere Pescador: bonito pueblo con una amplia playa. Podéis barajarlo para pasar un día tranquilo en la playa.
  • Sant Marti de Ampuries: este pueblecito es más apropiado para acudir por la tarde/noche. Sus antiguas casas merecen la pena disfrutarlas y quizá quedarse a cenar por la zona.
  • Cala Montgó en L’Escala:  L’Escala en sí, no es un pueblo que merezca la pena, ni tampoco su playa, a excepción de esta calita que nosotros no tuvimos tiempo de disfrutar, debido a que el día que teníamos reservado para ello, hizo mal tiempo. Podéis coger un kayak y visitar cuevas cercanas.
  • Islas Medas: Desde L’Estartit o L’Escala pueden contratarse excursiones para visitar estas bonitas islas. Dicen que el buceo allí es espectacular. Otra opción si no queréis hacer el bautizo o no tenéis el PADI, es coger un barco con el suelo transparente, de forma que puedan verse los peces. A nosotros nos pareció algo caro y teniendo tantas opciones por la zona, nos decidimos por otras. Pero desde luego hay que tenerlo en cuenta. Nautilus es la empresa más popular, pero seguro que hay muchas otras opciones.
  • Begur: dicen que es un pueblo muy bonito que podéis combinar con un camino de ronda de la zona. A mi me hubiera gustado ir el día que fuimos a Platja Fonda, pero al final no fue posible.
  • Sant Feliu: algo más alejado de la zona norte de las playas de la Costa Brava, pero muy bonito por lo que nos han contado.
¿Dónde dormir en La Costa Brava?

Nosotros dormimos unos días en L’Escala y otros días en Roses. La primera opción no nos pareció la más idónea y la segunda nos encantó.

Podéis hacer como nosotros y dividiros la zona norte de las playas de la Costa Brava en dos. Y así, dormir unos días más en el sur de esta zona y otros días más hacia el norte.

  • En la zona más sureña yo intentaría dormir en cualquier playa de Palafrugell: Tamariu, Llafranc o Calella
  • Y en la norte podéis hacerlo en Roses o Empuriabrava (quizá sea bastante más caro). Cadaqués no lo recomiendo porque la carretera está peor, es suficiente con recorrerla el día que vayáis a visitarlo.

Nosotros fuimos en julio de 2016 y comenzamos a buscar alojamiento con 2 meses de antelación y ya estaba todo a tope (Palagrugell imposible). Por lo que es importante si queréis visitar esta zona, que reservéis el alojamiento con mucha antelación. Son pueblos pequeños que se llenan muy rápido.

¿Dónde comer en la Costa Brava?

En la zona norte de las playas de la Costa Brava, tenéis que probar el vino del Empordá. Además, encontraréis rico pescado y por supuesto rica comida mediterránea.

Tenéis más información de dónde comer y dormir en cada post detallado, que os indicaba más arriba, pero agrego estos dos que podrían seros interesantes:

  • Grop en L’Escala. Como dormíamos en L’Escala, un día cenamos allí. No es necesario ir, porque tampoco es un pueblo especial. Es mono, de piedra y con varias calitas. Si os pilla de paso, o por cualquier razón necesitáis parar, podéis ir a este restaurante. En la carta tienen raciones muy variadas y originales. Además bien de precio.
  • Mas Sorrer en Gualta, más hacia el interior. Finalmente no tuvimos ocasión de ir, pero nos lo recomendaron varias personas. Está bien para tomar una copa al atardecer, es todo al aire libre pero por lo visto es muy agradable.

Deja un comentario