Archivos de la categoría PROVENZA

Arlés

Si los paisajes y lugares de Arlés conquistaron a Vincent Van Gogh, por qué no va a ser una ciudad digna de perdurar en vuestra memoria?

La noche estrellada, la habitación de Van Gogh y muchos de sus famosos girasoles fueron creados por el pintor holandés en su etapa  en la Provenza, a la que vino en busca de la luz.

Sin embargo Van Gogh no fue el único artista atraído por Arlés. Picasso también pasó por aquí, siguiendo los pasos de su compañero de gremio.

Antes de volver al punto de partida y cerrar el círculo en Marsella para regresar a casa, os recomendamos pasar en Arlés (a poco más de una hora de Arlés, 90 Km aproximadamente) un día completo para probar todo lo que os puede ofrecer: saborear su gastronomía, un paseo por las orillas del Ródano, disfrutar de un cafe o del famoso licor de anís en el bulevar Des Lices, su teatro romano, apreciar la mezcla de estilos arquitectónicos fruto de su fusión de culturas desde su fundación por los griegos…

PicsArt_1407014213771

Volver

BONNIEUX

Si lo que queremos es que a nuestro viaje no se le escape ningún tópico y nos escapamos de la Provenza sin haber intuido el aroma de los campos de lavanda, algo hemos hecho mal: o hemos tomado la ruta incorrecta, o la estación del año era la inapropiada.

Y es que para admirar los coloridos campos hay que esperar a que el verano comience y viajar a finales de junio. De esta forma disfrutaremos de todo el esplendor de la lavanda.

En esta ruta de la Provenza, os proponemos un alto en el camino en el idílico pueblo de Bonnieux, en el valle del Luberon y a 50 Km de nuestra para anterior, Aix en Provence.

El pueblo está ubicado en una colina, siendo sus vistas uno de sus muchos atractivos. Sus alrededores están salpicados por campos de lavanda. Estos campos son aun más espectaculares algo más al norte, con dirección al monte Ventoux, pasando por otros pueblos con encanto como Gordes o Monieux.

Provenza_Lavanda

Volver

AIX EN PROVENCE

Uno de los grandes imprescindibles de la región es Aix en Provence. Fue capital de la Provenza en tiempos ya lejanos y cada rincón está cuidado en detalle.  Los amantes del arte además sabrán que fue la cuna de Paul Aubert y de Paul Cézanne.

El pueblo está plagado de plazas, fuentes, cafés, restaurantes, tiendas y un ambiente universitario, bohemio y animado que contrasta con su apariencia medieval.

Aix en Provence no es demasiado grande, por lo que podéis dedicar un día para verlo, sin necesidad de medio de transporte para desplazaros de un punto a otro.

Aparcar cerca del centro histórico puede resultar complicado, por lo que os recomendamos dejar el coche en alguna de las calles aledañas y empezar a caminar hasta el corazón de la villa.

Provenza_Aix en Provence

¿Qué hacer en Aix en Provence?

1. Pasear por la avenida Cours Mirabeu

Es una de las calles más concurridas de la villa. La que más vida tiene al estar colmada de restaurantes, comercios, cafés…

Podéis empezar vuestro recorrido en la iglesia des Oblats e ir subiendo la calle hasta la ultima gran rotonda, la Fontaine de la Rotonde. Finalizado el no muy largo recorrido, es hora de que os perdáis por las calles cercanas, o que continuéis ruta en dirección al museo Granet.

2. Visitar el museo Granet

Es un museo facilmente abarcable en una mañana. Está dedicado por completo a las obras artísticas, incluyendo pintura y escultura, pero también guarda piezas arqueológicas del emplazamiento celta de Entremont.

Destaca su sala dedicada a Paul Cézanne.

La entrada cuesta 8€.

Provenza_Aix en provence Cezanne

3. Dejarse caer por alguno de sus mercados

Todos los martes, jueves y sábados de 8 de la mañana a 12 del medio día emerge un mercado de flores en la plaza del ayuntamiento. Si no sois amantes de las flores, pero por el contrario sí lo sois de la fotografía y de la variedad de colores y buenos aromas, os gustará la visita.

Otro de los mercadillos interesantes de Aix en Provence es el del libro antiguo, que se celebra todos los primeros domingos de mes, en la misma plaza, pero con horario un poco más extendido, de 9 de la mañana a 6 de la tarde.

Volver

MIMET

Para disfrutar de las alturas y de espectaculares vistas, el recorrido por la Provenza os llevará a Mimet, un pueblecito con una altitud de de 500 metros al que os costará llegar por sus empinadas y angostas callejuelas. De camino a Aix en Provence, podéis hacer una pequeña escala en este pequeño pueblo del cantón de Gardanne para llenar los pulmones de un aire fresco y limpio.

Provenza_Mimet Provenza_Mimet

Volver

LE CASTELLET

Encontrareis esta dinimuta villa medieval a 300 metros sobre el nivel del mar y tan solo separada de Cassis por 26 Km.

Si llegáis al atardecer, es probable que encontreis el pueblo medio desierto, lo cual le concede un encanto especial y un aire de misterio a muchos de sus rincones.

Provenza_LeCastellet

¿Qué hacer en Le Castellet?

Es una aldea que goza de un emplazamiento singular, está repleta de restaurantes cuidadosamente decorados, plazoletas aderezadas con flores de mil colores y tiendas curiosas.

Por eso, la recomendación que desde el blog os damos es que:

1. os perdais por sus callejas de suelo empedrado. Mientras tratáis de encontraros, os tropezareis con pequeñas tiendas con muy variada mercancía.

2. cometáis algún “pecado” en La Femme Du Boulanger, su más famosa pâtisserie. Os atraerá el olor a galletas recién hechas, pero os conquistará la tienda en sí, y las delicias que en ella venden. Lleva abierta desde 1987!!

3. comais en la terraza de uno de sus muchos restaurantes. Para una buena relación calidad-precio (oh! ese gran binomio!!), os aconsejamos el restaurante La Souco, en rue de la poste. 

4. lleguéis hasta la plaza del campo de batalla y os asoméis al mirador, para disfrutar de un bonito atardecer.

Provenza_LeCastellet

Provenza_LeCastellet todas

Volver

 

Cassis

A unos 30 Km de Marsella está Cassis, a la que podéis llegar por la carretera de Col de la Gineste si queréis también disfrutar del paisaje natural y de las vistas al mediterráneo. Es uno de los pueblos costeros más populares y visitados. Comprenderéis el porqué cuando lleguéis allí:

Disfrutareis del camino y los parajes que rodean este pueblo.

Veréis como el mar mediterráneo brinda a Cassis sus más turquesas aguas.

Paseareis por su pequeño pero emblemático puerto, tradicional y familiar, rodeado de casas de colores suaves.

Aprovechareis para visitar las calanques (o calas).

¿Qué hacer en Cassis?

1. Visitar las calanques en bote

Podréis hacer un tour en barco que os alejará de Cassis por unas horas, y os llevará a visitar algunas de las calas más bellas de la zona. Los tour los podéis comprar junto al puerto, y tenéis para todos los gustos y sabores. Desde los más cortos que duran 45 minutos, y otros más completos de hora y media. En la página de la oficina de turismo, podéis hacheros una idea de precios y recorridos: http://www.ot-cassis.com/en/the-calanques-by-boat.html

Puerto Cassis1Puerto Cassis2Calanque2Calanque1

2.  Descubrir los perfumes y jabones naturales

Francia siempre ha sido el país de las fragancias y Marsella y alrededores especialmente conocidos por sus jabones. En L’eau de Cassis, tienda que encontrareis en Place Baragnon nº 2, os podéis perder entre aromas, como también os sorprendereis con la singularidad y belleza del local.

En general Cassis es un buen lugar en el que llevarse un buen recuerdo material del viaje. Bien un perfume, delicatessen de las múltiples pâtisseries, vino o bisutería de los puestos que preparan en el puerto.

Jabones en Cassis

3. Saborear el mar

Un día de intenso turismo abre apetito a cualquiera. Y aunque el pueblo está repleto de buenos lugares donde tomar y reposar una buena comida, en Cassis no os podéis perder el pescado y otros productos del mar que os servirán en los restaurantes cercanos al puerto. Son bastante populares los mejillones con salsa de roquefort.

Nuestra elección, muy acertada tanto por lo agradable del restaurante como por el trato, y por supuesto, la comida, fue el Angelina, en Avenue Victor Hugo nº7. Y para terminar, aderezad el almuerzo con un helado de cassis, por ejemplo, junto al puerto y las abarrotadas terrazas que lo acompañan.

Angelina restaurant Cassis

4. Conquistar el Cabo Canaille y el Castillo de Cassis

El pueblo no es solo calas, playa, barcos y puerto. Cassis es una combinación perfecta de mar y montaña.

Una de las experiencias que no debéis dejar pasar es subir al cabo Canaille a través de una vertiginosa carretera que une el pueblo de Cassis con La Ciotat, la route des crêtes. El cabo Canaille es un gran macizo rocoso que se funde bruscamente con el mar. Las vistas desde la cima son extraordinarias, pero no aptas para los que sufren de vértigo.

Para también disfrutar de las alturas, aunque desde un punto más cercano al suelo, lo podéis hacer desde Le Château de Cassis, castillo cuyos orígenes datan del siglo V, y ahora convertido en hotel.

Provenza_Cassis montaña

Provenza_Château Cassis

5. Un chapuzón en la Playa de la Grande Mer

Tanto si el sol y el buen clima deciden acompañaros como si no, una parada en vuestra visita a esta villa debe ser la playa de Cassis Grande Mer. Sus aguas turquesas y lo impresionante del entorno no os van a defraudar.

Como en verano, temporada alta, será difícil encontrar donde poner la toalla, pues la playa es pequeña y los que afluyen a ella muy numerosos, lo mejor es que os escapéis a alguna de las calas cercanas a Cassis si lo que queréis es más tranquilidad.

Grande Mer Cassis2Grande Mer Cassis1

Volver

Marsella

Es “la capital” de la Provenza y la segunda ciudad con mayor número de habitantes de Francia. Desde su fundación por los griegos en el 600 a.C. la ciudad se ha ido desarrollando en torno a su puerto, lo cual ha sido un factor definitivo para definir Marsella, desde sus orígenes, como una ciudad de marcada tradición mercantil e industrial, e importante parada de rutas comerciales.

Provenza_Marsella

¿Qué hacer en Marsella?

1. Bordear el puerto

Podeis comenzar vuestro paseo desde la punta norte, concretamente desde la iglesia de Saint Laurent, situada en un alto de la ciudad que os permitirá tener una buena panorámica de la ciudad.

Pasado el ecuador del paseo estaréis muy cerca de una zona perfecta para parar a comer o cenar. En las inmediaciones a la pequeña plaza de Thiars (Rue Saint-Saëns, Rue Euthymenes…) encontrareis multitud de cafés y restaurantes donde disfrutar de buen ambiente, tanto de día como de noche.

Atajo! si estais muy cansados para hacer el viaje de vuelta, podéis aprovechar el ferry gratuito que cruza el puerto cada día 😉

Provenza_vistas

Provenza_Marsella terrazas

2. Ruta de las catedrales basílicas e iglesias

Hay dos imprescindibles en Marsella: La Major, que es la catedral de Marsella; y la basílica de Notre Dame de la Garde, que goza del mejor emplazamiento  situada a más de 150 metros sobre el nivel del mar. Ambas remontan su construcción a mediados del siglo XIX, y destacan por su estética bizantina.

Provenza_NotredameGardeProvenza_MarsellaNotredame

Provenza_NotreDameGarde

3. Pasear por el barrio de Le Panier

Donde se junta lo tradicional y la decadencia más encantadora con el arte urbano en muchas de sus esquinas y paredes. Es la parte más antigua de la ciudad, dónde están por tanto sus orígenes. Si no os perdéis demasiado por las callejas de este imprescindible barrio, llegareis a la Place des Treize Cantons, en la que podéis parar a tomar algo en alguno de sus bares y cafés.

Provenza_Le panier

Provenza_lepanier2

Volver

Francia. Esencias de la Provenza (7 días)

Porque aquí se funde el mar con la montaña, por lo valioso de su gastronomía, porque sus campos de lavanda son famosos y porque  esta región brilla incluso cuando el sol ha caído. Por todo eso, hoy hablaremos de la región de la Provenza y la Costa Azul de Francia.

Provenza_campo

Sigue leyendo Francia. Esencias de la Provenza (7 días)