Una nueva experiencia: El Camino de Santiago

¿De verdad necesitas un por qué ?

¡Hacer el camino es toda una experiencia, hay que vivirlo!  Esta era la frase que más escuchaba cuando le preguntaba a todo el mundo por el camino… y ahora ya sé por qué, lo cierto es que no hay mejor forma de describirlo.

Es un tiempo perfecto para desconectar, reflexionar, contemplar espectaculares vistas, conocer gente de otros rincones, disfrutar de unos días de “buen rollito continuo” y alcanzar esa sensación de superación personal que te da fuerzas para seguir andando día tras día.

Durante el camino pasas por distintas etapas: ilusión y nervios al arrancar  la primera etapa, alegría al ver esa primera concha en el camino, empatía al cruzarte con otros peregrinos, momentos de motivación interna (Venga, podemos!), de cansancio,  de risas o de felicidad al llegar al final de cada etapa… Todos estos sentimientos se van entremezclando y hacen que toda esta experiencia sea única. La verdad es que siempre encuentras algún rato para reflexionar, disfrutar con historietas de otros peregrinos, pegarte buenas comilonas, sufrir un ataque de risa nerviosa al llevar a un albergue lleno, disfrutar de un bañito relajante o  pegarte una siesta de infarto tras 7 horas de caminata.

Para mí ha sido una gran aventura y como dice todo el mundo al preguntarle… ¡Hacer el camino es toda una experiencia, hay que vivirlo!!

Pues ya sabes, si te ha entrado el gusanillo y te animas a hacer el camino… aquí van algunos consejillos.

Consejos:

– Llevar un listado de los albergues públicos, hostales y pensiones que hay en cada tramo/etapa (en caso de imprevistos… será más sencillo saber cuál es sitio o cuantos km os quedan para el albergue más próximo).

– Etapas paso a paso. A nosotros  nos ayudó mucho tener de referencia las etapas detalladas, para saber por dónde íbamos en cada instante. Consultad esta web: http://caminodesantiago.consumer.es/

– Todo el camino está perfectamente señalizado (si no encuentras una concha cerca seguro que ves alguna flecha pintada a mano de color amarillo, síguela sin pestañear).

– Cantimplora en mano: no dependas de encontrar una fuente para sofocar tu sed.

– Cámara: es imprescindible tener a mano la cámara para poder inmortalizar todos los paisajes y momentos de las etapas.

– Marcar etapas de 25 km para disfrutar al máximo (más de 30 Km se hace cuesta arriba).

– Comida: llevar algún tentempié para las paradas en mitad de la etapa,  cualquier cosa sabrá a gloria!

– Mochila: Si vas a ir cargando con la mochila, asegúrate de llevar lo mínimo imprescindible… todo va sumando y después de 30 km diarios te empiezas a acordar de todas esas pequeñas cosas que podrías haber dejado en casa. Tu espalda lo agradecerá!

La mochila:

Si vas en grupo ….antes de salir, haz un reparto de todo lo que vais a llegar y distribuid el peso.

Aquí detallamos lo imprescindible  a llevar en la mochila:

1 Mochila
2 Saco de dormir
3 Cantimplora
4 Toalla que ocupe lo mínimo
5 2 pantalones
6 2 camisetas
7 Forro polar/ Cazadora
8 3 pares de calcetines
9 Pantalón de descanso + camiseta
10 Pantalón pijama + camiseta (a modo pijama)
11 Ropa interior
12 Bañador
13 Capa que cubra la mochila o chubasquero
14 Chanclas
15 Botas
16 Botiquín: vaselina, medicinas, esparadrapo
17 DNI, Tarjeta sanitaria
18 Cámara fotos

Ya verás cómo te alegras de seguir al pie de la letra esta lista 🙂

Nuestra Ruta:

La ruta que nosotros seguimos fue la siguiente:

mapa-general

santiago-finisterrepng

Total del recorrido: 160 Km .

Nosotros salimos desde Coruña y recorrimos las últimas 3 etapas del camino inglés, aunque suele ser más común empezar desde Ferrol. Si deseas obtener la compostelana debes empezar desde Ferrol, ya que tienes que haber recorrido más de 100 km  antes de llegar a Santiago de Compostela .

0 pensamientos sobre “Una nueva experiencia: El Camino de Santiago”

    1. Gracias María, puedo ratificar ,después de recorrer 200 km. , que tus consejos son muy prácticos, sobre todo para “los mochileros “.
      Milagros

Deja un comentario