Costa de Cabo Ortegal y alrededores

La costa de Cabo Ortegal incluye los acantilados más altos de Europa, la confluencia entre el océano Atlántico y el mar Cantábrico y unas maravillosas vistas en diversos miradores.

Como os comentaba, esta ruta la iniciamos desde Pontedeume a medio día, pero dependiendo de vuestra ciudad de origen, quizá podríais quedaros a dormir para descansar del viaje por la zona y comenzar con esta ruta por la mañana.

¿Qué ver en la costa del Cabo Ortegal y alrededores?

Lo que veréis por esta zona son principalmente acantilados y miradores.

Estas son las principales pardas en el camino:

  • San Andrés de Teixeido
  • Miradores
  • Cabo Ortegal
La primera parada es San Andrés de Teixido. Antes de llegar al pueblo, encontraréis un mirador desde el que se ve la pequeña aldea y los acantilados que la rodean.  Después podéis bajar al pueblecito, que como veréis es muy pequeño. Es muy conocido por sus leyendas sobre vivos y muertos. Se dice que ” el que no va de vivo va de muerto”. Podéis visitar su iglesia y los alrededores. Fácilmente os pueden regalar un amuleto y la hierba del amor, con la que tendréis amor de por vida.
Cabo Ortegal
San Andrés de Teixeido
Continuamos el camino hacia Cabo Ortegal. Lamentablemente para nosotros, nada más subir un poco más con el coche nos cubrió por completo una nube blanca. Estas nubes nos impidieron ver los acantilados más altos del continente europeo, de 625 metro de altura. Las vistas las tenéis desde la garita de Herbeira. También, por lo que nos contaron, es fundamental el mirador de A Miranda, desde donde se tiene una vista única de la zona. Pero también nos lo perdimos por las nubes.
Si vimos el mirador de Punta do Limo y el faro de Cabo Ortegal desde donde se ve la confluencia entre el océano Atlántico y el mar Cantábrico.
 En esta zona recordad que independientemente de la época del año en la que acudáis, debéis ir bien abrigados. Hace muchísimo viento, con lo que tenedlo en cuenta cuando hagáis la maleta.
Otra cosa a tener en cuenta, es que son carreteras de montaña con muchas curvas, con lo que aunque veáis que son pocos kilómetros, si que se tardan unas horas en hacer todo este recorrido.
El mapa sobre estas paradas y del post siguiente de los acantilados de Loiba, espero que podáis encontrarlo próximamente en la web de la Asociación Turísitca de Ortegal. Esta asociación la componen los restaurantes y alojamientos de la zona. A nosotros nos dieron un mapa y nos lo explicaron al detalle y merece la pena estudiarlo a fondo.

¿Dónde dormir en el Cabo Ortegal y alrededores?

A nosotros nos pareció que un buen punto intermedio para hacer noche en esta zona era Ortigueira. Encontramos una bonita casa rural en Mera, llamada O Vilar. La pareja que lo lleva, Manuel y Pilar, son encantadores y os darán todas las indicaciones que necesitéis de la zona. La pasión y orgullo de su tierra con que lo cuenta Manuel, dan unas ganas locas de quedarse una semana allí, si tienes tiempo.

También es buena idea alojaros aquí dos o tres días y hacer el recorrido que os acabo de indicar un día y al día siguiente el de los acantilados de Loiba, que es el post que viene a continuación. Ni que decir tiene, por supuesto, que también es una buena zona en la que descansar unos días, no tenéis que estar con el coche sin parar todos los días.

Una buena época para venir a esta zona es el festival celta de julio. Eso sí, tendréis que reservar con muchos meses de antelación.

¿Dónde comer en el Cabo Ortegal y alrededores?

Como os comentaba, esta zona son todo carreteras de montaña por lo que pocas paradas en el camino podréis encontrar. Dependiendo del lugar en el que os pille la hora de comer tenéis varias opciones. En la carretera que va de Cabo de Ortegal al faro, hay un único bar que no tiene nada especial, pero no se come mal mientras ves el mar desde lo alto. Si queréis comer en algún sitio mejor, podéis hacerlo antes, en San Andrés, o después, en Cariño.
Si que os queremos recomendar sin duda Manolo`s Xantar en el puerto de Ortigueira. Fuimos a cenar y nos encantó.
El carpaccio de langostinos con gulas está espectacular y el Albariño de la casa bien fresquito, entra como agua. También pedimos zamburiñas y las delicias de pollo. Estaba todo buenísimo. Además el trato fue muy agradable, nos sentimos como en casa. Una cena riquísima en la que nos encontramos súper a gusto.
La crema de orujo también merece la pena probarla y no pudimos con un postre, pero todos tenían pintaza. Un lujo de gastronomía gallega.
 Podéis seguir acompañándonos por las Rías Altas en los Acantilados de Loiba.

Un pensamiento sobre “Costa de Cabo Ortegal y alrededores”

Deja un comentario