DÍA 4: BOPPARD, BRAUBACH Y COBLENZA

BOPPARD

Visitamos Boppard entre la noche anterior y la mañana del cuarto día. Desayunamos en una cafetería frente al río que se llama Cafe Baldeau (Konditormeister Rheinalle 38), con unas tartas muy ricas.

Boppard es un pueblo agradable, situado de manera inmejorable en una curva del río Rin, lo que permite hacer fotos panorámicas del pueblo. No hay que perderse la Markplatz, las calle principal Oberstrasse con sus casas típicas alemanas de madera, las torres de la iglesia católica Severuskirche y el paseo peatonal que recorre el río llamado Rheinallee.

En los días soleados (no fue nuestro caso, así que no lo hicimos), es coger en Boppard un telesillas (sesselbanh) hasta llegar al denominado ”punto de los 4 lagos”. Dado la forma curva del río en esta zona y a las montañas que lo rodean, solo se ven 4 puntos del río, pareciendo que en realidad son 4 lagos.

bopppard

BRAUBACH

A 28 km desde Boppard cruzando el puente al otro lado del río, encontramos esta preciosa y pequeña población está llena de casonas del año 1.500-1.600 muy bien conservadas. Parece sacado de un cuento. Lo mejor es perderse por sus callejuelas de la Altstadt, en media hora el visitante habrá visto todo el pueblo.

BRAUBACHBRAUBACHBRAUBACHBRAUBACH

En esta población se encuentra el castillo mejor conservado de todos los de la zona, ya que nunca fue destruido. Se llama Marksburg, y bien merece una visita. Los tours guiados cuesta 6 euros (5 si vais con carnet de estudiante), no se puede recorrer por libre. Desde arriba hay unas vistas magníficas del Rin, y el interior del castillo resulta muy interesante. Se visitan las cocinas, algunas habitaciones, el jardín con 160 plantas medicinales, la cámara de tortura… Merece la pena.

BRAUBACH

BRAUBACHBRAUBACH

COBLENZA

En apenas 12 km desde Braubach llegamos la ciudad de Coblenza (Koblenz), mucho más grande que sus pueblos vecinos. Su principal característica es que aquí confluyen los ríos Rin y Mosela, concretamente en un punto denominado Deutsches Eck (esquina alemana).

Es una ciudad muy agradable, llena de parques y con dos atractivos paseos fluviales: el que recorre el Rin y el que recorre el Moseala. La ciudad vieja, Altstadt, es principalmente peatonal, y rodea la principal calle comercial llamada Löhrstrasse. Pronto se verá la iglesia católica Liebfrauenkirche. Como siempre, lo mejor es perderse entre sus calles y hacer un alto a comer o tomar una cerveza es alguna de sus múltiples terrazas.

Nosotros comimos fenomenal en un local alemán llamado Früh Kölsch Kneipe ”Altes Kaufhaus”, en el paseo del río Mosela. Muy recomendable, muy rica la comida.

coblenzacoblenza

Desde aquí, cogimos el coche de vuelta hasta el aeropuerto de Dusseldorf (153 km), para coger el avión de vuelta a Madrid.

 

KEEP ON TRAVELLING!

2 pensamientos sobre “DÍA 4: BOPPARD, BRAUBACH Y COBLENZA”

Deja un comentario