Viajar a Albania por libre: qué ver en 5 días

Albania es un país pequeño, de 3 millones de habitantes, con una extensión parecida a Bélgica y Holanda. Con costa hacia el mar Adriático y con grandes bosques, como el Parque Nacional de Llogara.  Su moneda es el Lek (1€: 135 Lek).

El pequeño país tiene mucho que ofrecer. Su gastronomía (con sabrosas carnes, platos de cuchara y ensaladas; típicos de la cocina de los Balcanes). Destinos, que van desde la capital Tirana, hasta sitios patrimonio mundial de la Unesco como las ruinas de Butrinto, y los cascos antiguos de Berat y Gjirokastra.

Su clima es muy agradable, prácticamente es verano la mitad  del año (de mayo a octubre), al gozar de una situación privilegiada enfrente del sur de Italia y al norte de Grecia.

No hay vuelos directos a Albania desde España, por lo que lo mejor es Alitalia que ofrece vuelos desde Madrid con escala en Roma llegando en 4h.

¿Cuánto tiempo dedicar al país?

En 5 días puedes visitar sus mejores lugares; Tirana la capital, la cercana localidad en la montaña de Kruja, las ruinas de Apollonia y Butrinto,  las preciosas localidades de Berat y Gjirokastra, algún pueblo en la costa adriática y cruzar el parque nacional de Llogara para llegar de la capital Tirana en el norte, hasta el sur, donde están las ruinas de Butrinto casi en la frontera con Grecia.

¿Cómo moverte por Albania?

Recomendamos alquilar un coche para poder moverte a tu aire y con mayor facilidad y porque el transporte público deja mucho que desear. Pero ojo! los albaneses conducen fatal, no respetan los cruces, pasos de cebra y semáforos, todavía algunas carreteras están sin asfaltar y hay muy pocas indicaciones. Si todo lo anterior no te supone ningún inconveniente, prepárate para disfrutar de un paisaje espectacular, (busca alguno de los 750.000 bunkers construidos en la época comunista y usados hasta 1990 escondidos por todo el país), pueblos con sabor y clima mediterráneo en la costa adriática, y carreteras que cruzan conjuntos montañosos.

¿Qué ver en Albania?

TIRANA
Tirana es la capital de Albania. Su aeropuerto, de nueva construcción  y el único del país, toma el nombre de una de las personas albanesas mas mundialmente conocidas:  “Madre Teresa “. Del aeropuerto al centro de Tirana distan 25km (media hora en coche). Trafico caótico sobre todo en las rotondas , donde nadie cede el paso .

Allí nos quedamos en el Hotel Sky en el mismo centro, con parking, habitación amplia , bastante nuevo y personal muy amable.

Tirana no es una ciudad bonita pero el alegre y bullicioso ambiente con las decenas de terrazas y cafés al aire libre la hacen muy agradable para pasear . Caminamos a lo largo de un bulevar junto al río Lana hasta llegar al bonito puente de los Curtidores ( siglo XIX ).


Seguimos hasta la enorme plaza Skanderberg ( famoso héroe nacional ), flanqueada por la bella Mezquita de Et´hem Bey del siglo XVIII, salvada de milagro de la destrucción ateísta de los 60 , gracias a que se le declaro Patrimonio Cultural. A su lado la torre del reloj, a la que se puede subir y ver unas bonitas vistas. A la derecha el imponente edificio de la Ópera , austero y destartalado y al fondo el Museo Nacional de Historia con un bonito y enorme friso de mosaicos que representa la victoria del pueblo Albanés.

Un poco mas allá esta el Parque de la Juventud , con una gran fuente donada por Taiwan. No hay que perderse la bella casa otomana, llamada casa Toptani y comer o visitar el restaurante Sarajet con un bello artesonado en la primera planta.

Recomendable el restaurante Rozafa, comida mediterránea , cena para dos nos costo 14 €.! !

Se puede apreciar que es una ciudad que esta evolucionando y quiere resultar atractiva, aunque en algunos puntos la limpieza deje un poco que desear.

DURRES Y BERAT (o BERATI)

Al día siguiente camino de Berat o Berati paramos en Durres . Esta ciudad tiene ruinas romanas, un gran anfiteatro del siglo II bastante deteriorado, el foro y los baños .

Una casa otomana muy bonita domicilio de un actor albanés de gran prestigio, cerca de la mezquita. Y una playa sucia con un paseo marítimo echado a perder gracias a los altos edificios parecidos a los
de nuestras costas  levantinas.  Una vez mas la comida barata y estupenda.

Después de esta pequeña parada llegamos a Berat, una ciudad preciosa, patrimonio Mundial de la Unesco. Nos quedamos en el hotel Residenza Desaret ,encantador, recién renovado , con unas vistas espectaculares y ademas en el centro .

Que hay que ver en Berat ? TODO. Sus callecitas trepando por la montaña, su paseo en el valle bordeando el río  y su precioso castillo . La cuesta (muy pronunciada andando hasta el castillo) merece la pena pero hay una buena caminata!

RUINAS DE APOLONIA

Al día siguiente nos dirigimos a las ruinas de Apolonia (la entrada es gratis). Fundada en el 600 a.C por los corintios como puerto y posteriormente ciudad romana.

Actualmente esta situada sobre  una suave colina en medio de la llanura y conserva interesantes vestigios arquitectónicos ademas de un pequeño monasterio bizantino del XIII. Allí comimos en un restaurante muy agradable en mitad de las ruinas.

VLORA (o VLORE)

Seguimos nuestro viaje hacia el sur pasando por Vlora ; que es una ciudad muy grande y muy turística, de veraneo de playa totalmente prescindible. Nuestro destino era Gjirokastra . El GPS desafortunadamente nos llevó por una carretera (la
carretera antigua, pero eso no lo sabíamos ) con un paisaje bellísimo pero sin asfaltar  con un firme horrible ,  sin encontrarnos con absolutamente nadie a lo largo de mas de 50 Km… un poco
angustiosos por que temíamos que se nos iban a pinchar las 4 ruedas.

 

GJIROKASTRA

Después cuando al fin llegamos a Gjirokastra, el dueño del hotel nos confesó que en su niñez tardaban 13 h en llegar a  Tirana ( 224 KM )! !

Gjirokastra es una bellísima ciudad del siglo XIII trepada a una montaña. Es patrimonio de la Unesco. Conviene hospedarse en la ciudad antigua. Hay que subirla y bajarla e intentar ver las preciosas casas otomanas que aun se conservan. Los propietarios las enseñan y explican muy bien con todas sus peculiaridades (en francés o italiano principalmente) . El castillo vigila desde su altura imponente la ciudad y el valle.

El hotel Kalemi 2 y el restaurante Kerculla , súper recomendables.

RUINAS DE BUTRINT

Al día siguiente fuimos a ver las ruinas de Butrint  que datan de l siglo IV a.C . y que son espectaculares . La visita fácilmente puede llevar mas de 2 h. Ocupando una gran extensión , se pueden ver, el teatro, el baptisterio , las murallas con sus puertas, la basílica, la acrópolis , las calles …

El precioso paisaje circundante con el lago de Butrint y el canal de Vivari que recomiendo cruzar en un ferry muy pintoresco! Desde el otro lado del canal se pueden ver dentro del agua, los restos de algunos pilares de un acueducto que transportaba el agua hasta Butrint.

SARANDA

En la costa nos quedamos en Saranda. Os recomiendo parar en Ksamilli. Sin entrar en el pueblo y pegado a la carretera hay una playita con su restaurante . Os podéis dar un baño estupendo . Y de paso comer .


El principal punto de entrada turístico de Albania es Saranda. Las guías dicen que es la ciudad albanesa con mas hoteles por m2 y ya es sabido que cantidad y calidad suelen ser conceptos
opuestos.

Nuestra última noche en Albania fue  aquí en Saranda. Al día siguiente fuimos hasta Kruja, muy cercana al aeropuerto . La carretera preciosa en algunos tramos sobre todo los que transcurren en el parque natural de Llogara . Aun hay paisajes idílicos sin rastro de  turismo ni urbanizaciones desmedidas. El viaje en coche dura unas 4h.

KRUJA

En Kruja ( a 20 min del aeropuerto ) hay que ver el Castillo, el pequeño bazar y si es posible comer ( dos personas 15-20 € ), en la terraza del hotel Panorama , viendo las vistas -súper recomendable.!


RESUMEN :

Vale mucho la pena conocer Albania . Sus gentes son amables y acogedoras y en la mayoría de  los sitios siempre hay alguien que habla inglés.

Los paisajes maravillosos en muchos lugares y sus costas aun no destrozadas como las nuestras, sus monumentos y sus ciudades antiguas valen la pena.

El precio de las comidas en buenos restaurantes no pasa de los 10 € por persona y excepto en Tirana los hoteles cuestan 40 € o menos. Cocinan bien y es comida mediterránea.

El uso de las tarjetas aun no esta muy extendido y las carreteras están siendo mejoradas en los últimos tiempos pero a la hora de planificar el viaje hay que tener en cuenta que distancias de 300
km pueden llevar 8 h , así nosotros nos quedamos sin ver Korça que en el plano parecía muy cerca de Gjirokastra .

 

KEEP ON TRAVELLING!

Este post ha sido escrito por 2 estupendos colaboradores de Viajespordescubrir: Josema Mariño y Lola Moya.

Deja un comentario