Adelaide

Adelaide

Adelaide es una ciudad manejable (al menos la zona central que hay que visitar) y con cierto encanto. Debe ser que al no esperar gran cosa de este lugar todo cuanto vimos nos gustó más de lo pensado. Edificios coloniales con sus balcones de hierro, amplias avenidas y espacios verdes enormes que contribuyen a que sea una ciudad que se deja querer.

¿Cómo llegar y moverte en Adelaide?

Volamos desde Cairns hasta Adelaide con el objetivo de visitar Kangaroo Island. La duración del vuelo es de 3 horas aprox. Para llegar al hotel fuimos en shuttle (10$ ida/persona); no te dejan reservar o dejar cerrada la vuelta, tienes que llamar 24h antes. Llegamos a las 14:00 al hotel, dejamos las cosas y nos ponemos a recorrer la ciudad.

Para desplazarte por el centro, hay un tranvía gratuito y un par de autobuses 98/99 (si vas hacia las afueras ya tienes que pagar). Otra cosa que nos sorprendió es que la entrada a museos, galerías, jardines botánicos o museo del vino es gratuita, con visitas guiadas.

Qué ver y hacer en Adelaide

La primera parada fue en el central market y chinatown, donde comimos y vimos millones de tenderetes.

Luego estuvimos dando una vuelta por las calles del centro; recorriendo la galería de arte, el jardín botánico, el museo del vino y sus grandes avenidas.

Coincidimos con un evento de comida, noodles market, comida asiática en puestecitos de foodtruck y música en directo. Todo un acierto, ¡comida rica y música de fondo!.

Y volvemos caminando hasta el hotel por las calles más céntricas al caer el sol.

Alojamiento: nos quedamos en Chifley on South Terrace. No estaba en pleno centro pero bastante manejable como para ir andando.

Al día siguiente nos esperaba nuestra excursión a Kangaroo Island.

 

Volver al inicio o seguir leyendo, Kangaroo Island.

Deja un comentario